En camino

Hoy mientras preparaba todo para salir, llegó el momento de hacer un pedido y quise desearte «un maravilloso día 27 y un feliz inicio de semana» termine diciéndote «que todo fluya alegremente».

Ahora estoy en camino, vamos a máxima velocidad, llegaré pronto a mi destino, mientras tanto te escribo y recuerdo nuestra última conversación a solas frente a frente en el consultorio de la «Tadeo», allí deje de verte mientras te alejas por la calle 24.

Hoy será un día maravilloso, porque te aprendí que puedo estar junto a ti en espacios armados por tiempos conscientes, lúcidos, despiertos.