"Aquí no se opone lo terreno a lo eterno"

Silo

Está frase retumba en mi interior, en mi cuerpo, como sinónimo de mi estar la tierra, que más terrenal el cuerpo y sus necesidades, que más terrenal la necesidad de alimentar el cuerpo (el que no llora no mama), la capacidad de movernos de un lugar a otro en busca de suplir nuestro refugio, la protección del clan, y priorizar el cuidado de las nuevas generaciones.

Lo que está allí y da aliento a cada intento, a cada paso, a cada nueva esperanza, eso que habita en cada uno de nosotros, eso que nos permite conectar con este mundo terrenal pero que sabe de otros espacios y otros tiempos, eso que nos ama y que jamás nos abandonará, es lo mismo que nos saca desde nuestras más profundas oscuridades, eso es inmortal.

Reflexiones acerca de un fragmento de La Meditación de El Mensaje de Silo