Espera la luz

La espera puede ser larga cuando estás en la oscuridad, allí tenemos que tener calma, no podemos improvisar, las decisiones allí son poco acertadas, improvisadas, por lo general las decisiones allí son producto del temor, temor a perder, temor a repetir, temor…

Relajate, aprende a relajar los músculos, los sentimientos, los pensamientos, compleja tarea, mientras aprendemos a relajar… Todo se calma y en el horizonte comienza amanecer, y las tinieblas retroceden y allí tendremos una buena situación externa e interna para avanzar.

Leyendo las instrucciones rápidas de un intercomunicador decía, «espere la luz»