Decir lo que piensas, es importante

En la cultura de violencia actual, donde siempre debe haber un ganador, hoy las relaciones están contaminadas de competencia, esa que te hace tener la razón, sin escuchar, sin sentir al otro, hoy no es bueno callar, no es bueno el silencio.

¿Qué hago si no me escuchan? Aprendí hace un tiempo que no importa cómo salga, que no importa inicialmente las palabras que se utilicen, no importa si te escuchan porque lo importante es aprender a comunicarse.

El tiempo y la práctica van a regular, van a pulir nuestra forma de decir lo que pensamos, con respeto, con empatía, con solidaridad, con amor, con compasión. Aveces es posible que no tengas la posibilidad de tener a tu interlocutor, hay un espacio interno para conectar.